Reflexión: A quien pueda interesar...



A quien pueda interesar:


No sé si esta carta será leída en algún momento, pero necesito contar la historia que nunca antes fue contada. Saben, para aquel entonces yo era muy joven y el también. Pasamos todas las etapas, compañeros, amigos y luego novios. Todo era normal, como todos los noviazgos. Teníamos días buenos y malos. Pero hubo una decisión que cambio todo: Él se enlistó en el ejército, dijo que era su única solución. Yo lo apoye en su decisión aunque fuera difícil de asimilar para mí. 

Les explico, mi situación no era fácil, yo en estaba en la escuela superior. Estudiaba con la esperanza de graduarme, por fin ser una gran escritora y casarme con él. Pero esta decisión lo cambiaba todo, él no lo sabía pero dentro de mí se creó una especie de tormenta que no podía soportar. Y así pasaron los meses, mientras entrenaba aun en mi país. Pero se acercaba el día de su partida, al menos de la primera partida. Durante toda esa última semana no podía dormir porque cada vez que cerraba los ojos lo veía a él morir. Y cada vez que lo soñaba se sentía más real. No podía evitarlo, por fin llego ese día. Recuerdo que cuando ya habíamos llegado al aeropuerto de manera instantánea mis lágrimas comenzaron a caer en silencio, no quería que nadie se diera cuenta de mis lágrimas. Pero él me miró con una sonrisa y dijo: "Tranquila, voy a volver por ti. Te lo prometo". Esas palabras me dieron al menos una esperanza, aunque no fuera completamente segura.

Luego de su partida estuve varios meses sin saber nada de él. Era algo desesperante, cada día pensaba que le había pasado lo peor. Pero un 3 de marzo recibí una llamada, ese era el día de mi cumpleaños. Era él, cuando escuche su voz no lo podía creer. Quería llorar y reír a la misma vez pero en realidad sólo pude llorar y escucharlo. Esa vez creo que le repetí unas cien veces lo mucho que lo amaba. Y durante un tiempo nos escribíamos por cartas luego pudimos comunicarnos telefónicamente, gracias a Dios.

Unos meses después el volvió. Yo no sabía nada, él me hizo la mayor sorpresa de mi vida. Les cuento, en el pueblo donde solía vivir hicieron una gran actividad para la comunidad. Ese día iría mi artista favorito, Bruno Mars. Todos esperábamos su llegada, la verdad yo estuve allí mas o menos desde las tres de la tarde, y el concierto comenzaba a las siete de la noche. Pero no me importo yo iba a verlo a como dé lugar. Allí estuve, vi su entrada, escuche todas sus canciones, y al final dijo que le haría un favor a un amigo. Fue cuando la banda comenzó a tocar Marry you. Todo el mundo aplaudía emocionados. Entonces fotos mías y de él comenzaron a proyectarse mientras Bruno Mars cantaba. ¡Yo estaba impresionada! Pensaba que era una especie de sueño, que esto no me podía estar sucediendo a mí. Luego, las fotos cesaron, Bruno Mars ya no cantaba, pero aun la banda sonora tocaba. En ese momento él apareció en el extremo derecho de la tarima. ¡Allí estaba él! A mí no me importó nada y salí corriendo para poder abrazarlo. Cuando llegue hasta él y lo abrace fue como si el mundo se detuviera. Realmente no me importaba nada más que estar en sus brazos. Pero él se alejó un momento y se arrodilló, y me dijo: "¿Te casarías conmigo?".Cómo decir no si él era con la única persona con la que yo quería estar, así que mi respuesta fue: Sí.

Luego de eso el volvió, pero nos seguimos comunicando. Así fue por muchos meses. Ya yo estaba en mi último año de escuela superior. entonces comenzaron los problemas. Al principio pensé “Esto le ocurre a todas las personas”. Pero cada vez comenzaban a ser peor, cada vez eran más peleas. Pero no me importaba yo seguía adelante con los planes de bodas. Hasta que un día ya no aguante más. Le dije que lo odiaba, que no aguantaba esta situación y que no quería saber nunca más de él. Recuerdo haber dicho “Tampoco me llames, ni me escribas, eso sería más doloroso. Así que terminemos aquí. Bye”. Fueron las palabras más tristes que he dicho en mi vida. Debo confesar que me dolió en el alma haber dicho esas palabras. Pero realmente, como adolescente que era, ya no aguantaba más. Tal vez era porque era presidenta de la clase, tenía mucha presión y los problemas con él no ayudaban, tal vez era eso. Pero en realidad aunque dije eso yo lo amaba con todas las fuerzas de mi vida.

Unos meses después exploto la guerra en Corea del Sur, y él tuvo que ir. Lo sé, porque fue la única carta que recibí después de habernos dejado. Confesaré que fui muy orgullosa y no le conteste su carta. Aunque luego de esa carta, llame cada día a sus parientes para saber si tenían noticias de él. Durante mucho tiempo me dijeron que no sabían nada. Hasta que un día me dijeron “necesitamos que vengas a nuestra casa un momento”. Lo supe en ese momento, algo había pasado. Mi madre me dejo en su casa, allí estaban ellos esperándome con la bandera de Estados Unidos en sus manos doblada. Me desplome a llorar al suelo. Yo sólo podía pensar que eso no podía estar pasándome,que eso no era real. me negaba aceptar su muerte.

¿Saben que es lo peor de todo? Lo peor de todo esto es que nunca le dije cuanto lo amaba. Nunca le dije que él lo era todo para mí y quería que volviera para casarnos a primera hora. Nunca lo dije porque estaba herida, porque era demasiado difícil soportar su partida, su distancia. Yo lo quería conmigo, no en un lugar donde cualquier cosa podía pasar. Pero no dije nada de eso. Y esa es precisamente la razón por la que escribo esta carta. Luego de casi 30 años de su muerte, yo nunca he vuelto amar como lo ame a él. 

Estamos en una época donde muchos jóvenes se enlistan en las fuerzas armadas o en la marina porque ese es el escape y/o solución que encuentran, o que realmente tienen debido a su status económico. Detrás de ellos, una historia un poco similar a la mía. Sin embargo espero que el curso que tomen sus historias sean distinto al que tuve que vivir yo. Es por eso que redacte esta lección de vida, para que todos reflexionen acerca de lo que están viviendo, en espacial aquellas personas que tienen a su pareja enlistada. Sí, a ellos me dirijo ahora:

Sé que es difícil de soportar, pero se fuerte. Yo no te conozco ni tu a mí. Pero tenemos una historia en común. Yo te aconsejo, con el corazón en la mano, que si estas enojado o enojada con tu pareja. Lucha con lo que te detenga de llamarle y llámalo (a). No sabes que pase mañana. No sabes si esta será tu última oportunidad. 


Bueno espero que les haya gustado, si conocen alguna historia así o estan pasando por esta situación no duden en dejarlo en mis comentarios.


¡Besos!

2 comentarios

  1. ¡Hola! Me ha gustado mucho tu reflexión, ha sido realmente preciosa :) Sin duda tiene que ser horrible pasar por una situación así, y más aún cuando puede acabar de forma tan terrible. Y si has pasado por ese tipo de situación, o algo parecido, mucha suerte, ánimo y fuerza :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya gustado :D Y si debe ser horrible, yo no lo viví pero sí conozco historias muy similares y definitivamente es terrible.

      Gracias por todo ¡Besos!

      Eliminar

¡No te olvides de dejar un comentario! 😁

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO 😄
Tu opinión es importante para mi ❤️ 💛 💚 💙 💜 🖤
Notas: Por favor, no hagan spam, ni spoiler y comenten siempre con respeto. Puedes dejarme el enlace de tu blog pero que sea al final del comentario que vayas a hacer a relacionado mi entrada.No pidan que les envíe un PDF, para más información leer las políticas del blog. Si quieres publicidad/ promoción dirígete a las políticas del blog